Arquitectura Viva
miércoles, 28 de octubre de 2020
02/02/2016

(No) es elemental. Sobre la arquitectura de Alejandro Aravena

Con motivo del reciente anuncio de la concesión del premio Pritzker 2016 a Alejandro Aravena, Hashim Sarkis —decano de la escuela de arquitectura del MIT— reflexiona sobre las cualidades que relacionan las obras del chileno y pone en valor su capacidad como arquitecto para ofrecer respuestas poco evidentes que superan los requisitos inicialmente planteados por el cliente. Este texto es un extracto de un artículo que se publicará próximamente en AV Monografías.

Hashim Sarkis

Gran parte del trabajo de Alejandro Aravena, ya sea diseñado por él individualmente o con el grupo Elemental, representa un ‘momento eureka’ que surge tras una atenta consulta con el cliente sobre el programa, cuando el arquitecto llega a una respuesta sencilla, aunque no intuitiva, para la cuestión planteada. Como ejemplos, podemos citar el caso del centro informático de la Universidad Católica, cuyos laboratorios precisaban tanto oscuridad como buena iluminación; o las viviendas en Iquique, que ofrecen la mitad de una casa de calidad que el cliente se puede permitir, en lugar de una casa entera que no está a su alcance. Estas simples ecuaciones quedan plasmadas en edificios de formas igualmente sencillas. Los clientes y los usuarios asienten ante esta lógica. “Si no puedo resumir el concepto del diseño convincentemente por teléfono, entonces no es una buena idea”, dice el arquitecto.

Este planteamiento no produce un diagrama sino una fórmula. En muchas ocasiones, Aravena presenta sus diseños como respuesta a una ecuación. Estas ecuaciones suelen incluir relaciones volumétricas, no planimétricas. A través de los procesos de consulta, Aravena pasa de la cuestión del programa a la constitución de otras posibilidades habitacionales distintas a las que planteaba inicialmente el cliente. Lo que pensabas que querías, no es lo que obtienes: si habías pedido un patio de juegos, consigues un paisaje en cascada; si necesitabas una guardería, te entregan grandes bloques de edificios; y si necesitabas una casa unifamiliar, acabas con la mitad de una casa adosada. Los volúmenes construidos enfatizan el inesperado resultado: parecen ajenos al lugar, extraños pero audaces, ligeramente fuera de escala y desafinados en su materialidad.

Una gran parte del mérito de Alejandro Aravena reside en su habilidad para trasladar el momento eureka a la vivienda. Da igual que el chiste sea viejo, porque aún puede hacernos reír: con el tiempo perdura el placer que uno experimenta en su primer encuentro con la silueta de las Torres Siamesas, en su primera visita a la colección de “medias casas”, o al observar el mirador Las Cruces frágilmente suspendido en el aire. Esto es algo que Aravena consigue al introducir el factor de asombro en la materialidad y la construcción de su arquitectura. Sus soluciones son ‘contraintuitivas’, poco evidentes, y pueden surgir de lógicas ajenas a la arquitectura; pero además, siempre terminan por materializarse en una arquitectura que también es poco evidente. ¿Cómo mantener juntos varios volúmenes que se encuentran fuera de equilibrio? ¿Cómo mantener la solidez del exterior y a la vez llenar de luz los interiores? ¿Cómo alcanzar el efecto de inmaterialidad a través del uso de los materiales? En mayor parte, las obras de Aravena definen los principios elementales de una forma cuya terminación está todavía por definir. Finalizarlas es una posibilidad para los habitantes, pero debido a que cada inquilino habita el espacio de manera diferente, se mantienen inconclusas. Mientras que las ecuaciones pueden solucionarse, las configuraciones arquitectónicas se mantienen abiertas para siempre.

Con el tiempo, la repetición experimental sobre las posibilidades formales ha acercado su obra, en términos de repertorio, de lógica constructiva y de efectos, hacia una suerte de “arquitectura megalítica”. Las configuraciones megalíticas expuestas al exterior ofrecen un carácter monumental, no sólo por su tamaño, mayor del habitual, sino por operar de manera ambigua sobre su propia escala. Particularmente, estas construcciones evitan la lógica tectónica de la construcción y consiguen, o simulan, un carácter estereotómico. Como los megalitos prehistóricos, adquieren un carácter anacrónico mediante la supresión del factor de temporalidad que aportan los elementos tecnológicos y de la familiaridad que aportan los elementos tectónicos (pilares, ventanas, etc.). Entre sus muchas aportaciones, Aravena será recordado como un arquitecto que amplió las posibilidades técnicas y formales de la arquitectura contemporánea al reconectarla con la lógica megalítica en el tiempo histórico.

Pero la obra del chileno queda envuelta por una retórica que, a primera vista, parece responder al activismo populista. Sin embargo, la lectura atenta de las declaraciones del arquitecto —en especial los calificativos con los que suele concluir—, refuerza la idea del eureka contraintuitivo. Aunque Aravena suele repetir que quiere que las comunidades participen en sus obras, el chileno encuentra en la arquitectura el poder de liberarles de sus deseos mundanos y de satisfacer sus necesidades básicas; aunque suele hablar con políticos y organismos gestores, lo que quiere en último término es reforzar el poder de la arquitectura para proyectar un mundo que se mantenga apartado de las corrientes políticas y temporales. Su discurso es un programa de acción, pero realmente quiere ser una llamada a liberar la arquitectura de la carga de elegir entre utilidad y autonomía. El premio Pritzker, como él espera, le servirá para obtener más libertad.

AV Monografías 226 - SOU FUJIMOTO AV Monografías
analiza en cada número un tema relacionado con una ciudad, un país, una tendencia o un arquitecto; incluye artículos de destacados especialistas, y comentarios de obras y proyectos ilustrados en detalle. Se publica en edición bilingüe español-inglés.
Arquitectura Viva 227 - KAAN Arquitectura Viva
cubre la actualidad, dando cuenta de las tendencias recientes y organizando los contenidos en secciones: tema de portada, obras y proyectos, arte y cultura, libros, y técnica e innovación. A partir de 2013 se publica mensualmente, en edición bilingüe español-inglés.
AV Proyectos 99 - FOSTER+PARTNERS AV Proyectos
es el tercer miembro de la familia AV: una publicación bilingüe dedicada esencialmente a los proyectos (con especial atención a los concursos y detalles constructivos) que hasta ahora se han venido tratando de forma más sucinta en las otras dos revistas.
;
Arquitectura Viva SL - Calle de Aniceto Marinas, 32 - E-28008 Madrid, España - Tel: (+34) 915 487 317 - Fax: (+34) 915 488 191 - AV@ArquitecturaViva.com
Política de cookies - Aviso Legal - Condiciones de contratación - RSS