Arquitectura Viva
lunes, 29 de mayo de 2017
ESPAÑA 2003

AV Monografías 99_100

ESPAÑA 2003

Yearbook
I-IV 2003

ESPAÑA 2003

Balance del año
Summary of the Year


Luis Fernández-Galiano
El planeta negro
The Black Planet


Luis Fernández-Galiano
Seis centenarios y medio 
Six Centenaries and a Half
Mies en territorio Gaudí
Mies in Gaudí Territory

Una antología
An Anthology



Cultura al por mayor
Wholesale Culture


Fundación Jorge Oteiza, Alzuza (Navarra)   Jorge Oteiza Foundation
Francisco Javier Sáenz de Oíza
Biblioteca pública de Usera, Madrid   Public Library
Ábalos & Herreros, Jaramillo
Centro de Artes Escénicas, Salamanca   Performing Arts Center
Mariano Bayón
Teatro-auditorio, Guadalajara   Theater-Auditorium
Rojo, Fernández-Shaw & Verdasco


El presente del pasado
The Present of the Past


Archivo General de Navarra, Pamplona   General Archive of Navarra
Rafael Moneo
Archivo y Biblioteca Regional, Madrid   Regional Archive and Library
Moreno Mansilla & Tuñón
Ampliación del Palau de la Música, Valencia   Palau de la Música Extension
Eduardo de Miguel
Aulario y pabellón deportivo, Madrid   Classrooms and Sports Pavilion
Junquera & Obal


Paisajes con hito
Landscape Landmarks


Instituto Botánico, Barcelona   Botanical Institute
Carlos Ferrater
Ayuntamiento, Benidorm (Alicante)    Town Hall
José Luis Camarasa, AMP
Puente para el AVE, Osera de Ebro (Zaragoza)   Bridge for the High Speed Train
Javier Manterola
Pasarela en Abandoibarra, Bilbao   Footbridge in Abandoibarra
Fernández Ordóñez & Millanes


Vías educativas
Ways of Learning


Colegio Miravalles, Cizur Menor (Navarra)   Miravalles School
Juan Miguel Otxotorena
Instituto, Villanueva del Río y Minas (Sevilla)   High School
Terrados & Suárez
Escuela politécnica, Boadilla del Monte (Madrid)   Higher Polytechnic School
Virseda, Carnicero & Cámara
Escuelas universitarias, Huelva   University Schools
Carrascal & De la Puente


Primeras necesidades
Basic Needs


Centro de juventud, Quart de Poblet (Valencia)   Youth Center
Alfredo Payá
Hogar del jubilado, Santa Marta de Tormes (Salamanca)   Day Center for the Elderly
Jesús Aparicio
Palacio de Deportes, Jerez de la Frontera (Cádiz)   Sports Pavilion
Ramón González de la Peña
Polideportivo universitario, Castellón   University Sports Center
Basilio Tobías


Ámbitos cotidianos
Everyday Realms


Viviendas en una vaquería, Santiago de Compostela   Housing in an Old Dairy
Víctor López Cotelo
Casas autoconstruidas, El Puerto de Santa María (Cádiz)   Self-built Houses
Pico & López
Viviendas sociales, Madrid   Social Housing
Pizarro & Rueda
Viviendas y locales comerciales, Barcelona   Housing with Commercial Facilities
Joan Pascual


Un año en el mundo
A Year in the World


Luis Fernández-Galiano
Caveat Pedes 
Caveat Pedes

Luis Fernández-Galiano
Doce meses y cuatro estaciones
Twelve Months and Four Seasons
El año en doce edificios
The Year in Twelve Buildings

Premios y pérdidas
Distinctions and Disappearances



 

 
Luis Fernández-Galiano

El planeta negro

El planeta azul es negro. Aunque los astronautas describan nuestro mundo como una esfera neblinosa y azul, la delicada corteza de la civilización técnica se alimenta de la savia negra de los hidrocarburos fósiles, y son sus depósitos y flujos los que determinan las estructuras políticas, la ocupación del territorio y las formas de vida. El poder y la guerra, lo mismo que la ciudad y la casa, se edifican sobre el suministro de petróleo, y en ese aceite oscuro sobrenadan el comercio, la religión o el terror, tras haber vivido el espejismo de una economía y una cultura virtuales que creyeron depender únicamente de las madejas intangibles de la información.

La financiación saudí del fundamentalismo islámico, los futuros oleoductos de Afganistán o las actuales reservas petrolíferas de Irak anudan el combustible y el conflicto; pero el precio del barril regula también los movimientos migratorios y la circulación de mercancías, la suburbanización automóvil y el turismo de masas, el cambio climático y el deterioro medioambiental: de la Zona Cero neoyorquina a la marea negra de Galicia, las catástrofes del mundo se comunican a través de un mar subterráneo de petróleo.

Iniciado en un Manhattan que cauteriza sus heridas con lujo amnésico, el año amagó un propósito de enmienda con el homenaje a un australiano independiente y ecológico, dibujó la continuidad del espectáculo con un paisaje alabeado al servicio del deporte mediático y ensayó una improbable síntesis entre tradición e hipermodernidad con una catedral azarosa al borde de una autopista californiana.

 

Marcas del invierno.
La Nueva York convaleciente del trauma del 11 de septiembre comenzó el invierno con energías renovadas: el desescombro y los proyectos de la Zona Cero, que tras el rechazo de las iniciales propuestas inmobiliarias conducirían a un polémico concurso entre seis grandes equipos internacionales; la apertura de tres importantes sedes culturales, la Neue Galerie de arte vienés finisecular, el American Folk Art Museum y el Austrian Cultural Forum, estos dos últimos en edificios de nueva planta diseñados por arquitectos de culto, Tod Williams & Billie Tsien y Raimund Abraham; y la inauguración de la tienda de Prada en el Soho, un proyecto del holandés Rem Koolhaas que funde comercio y cultura como en sentido inverso había realizado en sus dos sucursales del museo Guggenheim en un casino de Las Vegas, estableciendo las bases de un estilo multinacional caracterizado por la sumisión al imperio global de las marcas y la moda. Indecisa entre la aceptación resignada del mundo y el ímpetu reformista de su tradición reciente, la arquitectura celebró con énfasis variable las efemérides de sus héroes modernos, singularmente acumuladas en los primeros meses del año, que conmemoraron los centenarios del ruso Iván Leonidov, el danés Arne Jacobsen, el brasileño Lucio Costa, el mexicano Luis Barragán y el húngaro Marcel Breuer; pero ningún aniversario fue tan profusamente festejado como el sesquicentenario del catalán Antoni Gaudí, un genio excéntrico consagrado a la vez en los altares de la iglesia y en los de la historia, al que Barcelona dedicó catorce exposiciones simultáneas.

 
La primavera silenciosa
Si la feria madrileña ARCO estuvo dedicada a Australia, la concesión en abril del premio Pritzker al arquitecto de ese continente Glenn Murcutt sugirió un cambio de rumbo en la navegación plácida de una disciplina ensimismada, al galardonar a un arquitecto cuya fidelidad moderna, sensibilidad medioambiental y testaruda autonomía contrastan con el glamour mediático y estelar de los premiados en las últimas ediciones de este Nobel oficioso; ante los musculosos órdenes arquitectónicos de Miguel Ángel en el Campidoglio romano, el australiano recibió en mayo el homenaje de sus colegas, como embajador o adelantado de esa primavera silenciosa que se está gestando en los márgenes fértiles de la fama. Pero esa estación fue también testigo de la celebración de las elecciones presidenciales en Francia, un país que marca la agenda cultural en Europa; su resultado —tras el shock efímero de ver en segunda vuelta a un Le Pen crecido por las tensiones migratorias— confirmó el mantenimiento del business as usual en un continente próspero y descreído que alivia su ennui hedonista con el entretenimiento naïf de la arquitectura mediática, cuyo más genuino representante, el francés Jean Nouvel (galardonado el año pasado con el Praemium Imperiale y la medalla de oro del RIBA, dos altas distinciones que en la actual edición han correspondido a Norman Foster y Archigram), presentó en el museo Reina Sofía una exposición de tan clamorosa popularidad que invita a poner en cuestión la tendencia astringente que el premio americano detecta o preconiza.

 
Un verano agitado
El verano contempló una concentración excepcional de convocatorias en Europa, desde los pabellones lacustres de la Expo 2002 en Suiza hasta el Congreso de la Unión Internacional de Arquitectos en Berlín (que eligió al brasileño Jaime Lerner, antiguo alcalde verde de Curitiba, como nuevo presidente), y desde una convencional e informativa Bienal de Arquitectura en Venecia hasta una experimental y desconcertada Documenta en Kassel, cuya voluntad de dar una dimensión política y tercermundista a su balance quinquenal de las artes resultó tan tristemente fallida como la cumbre de Johanesburgo, que diez años después de Río constató nuestra impotencia ante la creciente degradación ambiental y sanitaria de un planeta sacudido por dramas bélicos, económicos y epidemiológicos. La conciencia global de la enfermedad de la tierra no fue obstáculo, sin embargo, para que el mundo celebrara con pasión su más unánime evento deportivo, un campeonato de fútbol para el que se construyeron en Japón y Corea diecisiete estadios nuevos, además de una terminal marítima en Yokohama —ciudad que sería sede de la final ganada por Brasil y escenario de la tercera copa obtenida por el Real Madrid el año de su centenario— proyectada como un paisaje alabeado por un joven español residente en Londres, Alejandro Zaera, que con esta obra papirofléxica y agitada testimonia a la vez su arriesgado talento y la ecuménica popularidad de unas formas fluidas que desde sus orígenes holandeses han llegado a teñir el pragmatismo morigerado de las grandes firmas británicas del high-tech.

 
Otoño en la Catedral
Inaugurada en septiembre entre el fragor de una sórdida crisis de la Iglesia Católica norteamericana, la Catedral de Los Ángeles es una obra grave y luminosa de Rafael Moneo que, monumental y fracturada junto a una freeway, explora un camino intermedio entre el sometimiento dócil a la ciudad producida por el automóvil y el rechazo nostálgico de la urbanidad contemporánea; europea y americana al tiempo, sus formas fragmentadas expresan junto al Pacífico la dificultad de conciliar las demandas espirituales y simbólicas de dos continentes entre los cuales el Atlántico parece haberse ensanchado. Las elecciones alemanas de ese mismo mes ilustraron igualmente tanto el desconcierto de Europa en su núcleo medular como la distancia que entre éste y los Estados Unidos están abriendo las prioridades militares, económicas y culturales de una hiperpotencia transformada en imperio, y decidida a perseguir unilateralmente sus intereses en los terrenos de la energía y de la seguridad: precisamente los factores que más condicionan la forma futura de la arquitectura y la ciudad. Mientras ese futuro llega, los habitantes de las regiones periféricas podemos entretener nuestro ocio todavía opulento con cosechas singulares de edificios de autor insertos en el urbanismo tematizado al uso, sea la Barcelona 2004 del Fórum de las Culturas o el Madrid 2012 de la candidatura olímpica; pero el color último del planeta se dirimirá en otros foros y en otros juegos.
Comprar
(Compra no disponible)
Editorial Arquitectura Viva SL - Calle de Aniceto Marinas, 32 - E-28008 Madrid, España - Tel: (+34) 915 487 317 - Fax: (+34) 915 488 191 - AV@ArquitecturaViva.com - Últimas Noticias en RSS