Arquitectura Viva
lunes, 23 de octubre de 2017
SAGRADA FORMA

Arquitectura Viva 58

SAGRADA FORMA

Botta, Holl, Meier, Moneo, Piano, Siza
I-II 1998
Contenido
  Sumario

Sagrada forma. La vinculación entre las formas de la vanguardia y los contenidos religiosos ofrece uno de los episodios más peculiares del siglo XX. Sometido como el resto de los tipos edificatorios a los procesos de depuración del racionalismo, el templo no perdió sus densos contenidos simbólicos, sino que se enriqueció compositiva y funcionalmente. Muchos arquitectos modernos encontraron en el encargo sagrado un punto de partida para experimentar nuevos lenguajes, y todavía hoy continúa vigente el reto de resolver las demandas materiales y de significado en las construcciones eclesiásticas.

  Paloma Gil
El culto de la modernidad
Templos del siglo XX
Justo Isasi
Experiencias religiosas
España, iglesia y posguerra
Ignacio Vicens
El espíritu de las formas
Arquitectura y liturgia
Edificios: proyectos y realizaciones
  Arquitectura

Liturgias de fin de siglo. La abstracción de las tradiciones locales y el protagonismo de la luz como símbolo de la fe y como elemento modelador del espacio caracterizan estas tres realizaciones religiosas: una parroquia culta y vernácula en el norte de Portugal, una capilla funeraria y mirador en los alpes suizos, y una pequeña iglesia escenográfica en un campus norteamericano.

  Álvaro Siza
Iglesia en Marco de Canavezes
Mario Botta
Capilla en el Monte Tamaro
Steven Holl
Capilla en Seattle
 

Templos para el 2000. Entre la herencia secular y las actuales necesidades del culto, el tercer milenio alumbrará nuevos templos: una iglesia fracturada para conmemorar otro jubileo romano, un centro de peregrinación en el sur de Italia concebido como un gran teatro al aire libre, y una catedral en Los Ángeles que es al tiempo recinto sagrado y espacio público.

  Richard Meier
Iglesia del 2000 en Roma
Renzo Piano
Iglesia del Padre Pío
Rafael Moneo
Catedral de Los Ángeles
 
Libros, exposiciones, personajes
  Arte / Cultura

Proporciones místicas. El holandés Johannes van der Laan y el alemán Rudolf Schwarz dedicaron sus esfuerzos a la creación del templo perfecto, y de sus especulaciones surgieron algunos espacios litúrgicos modélicos.

  José Ignacio Linazasoro
Van der Laan, la medida divina
Antón Capitel
Schwarz, teología y función
 

Félix Candela, 'in memóriam'. Fue arquitecto e ingeniero, constructor e inventor audaz de sorprendentes estructuras de hormigón; con su muerte desaparece uno de los grandes personajes de la arquitectura moderna española.

  Jaime Cervera
Candela, un genio al margen
Alfonso Basterra y Elisa Valero
Candela, la última entrevista
 

Textos antológicos. Se reúnen muestras del talento literario de Bohigas y Siza; se mide la fama de los arquitectos norteamericanos a través del análisis de citas; y se ofrece otra lectura del impresionismo desde la crítica de la época.

  Historietas de Focho
Miguel Fisac
Autores varios
Libros
Interiorismo, diseño, construcción
  Técnica / Estilo

Residencias pastorales. El programa eclesiástico es sólo una parte de las tras realizaciones españolas promovidas por distintas congregaciones religiosas para el desempeño de sus actividades asistenciales, pastorales y docentes: una residencia de ancianos en Castilla La Mancha, un seminario y centro de estudios teológicos en Andalucía, y un albergue juvenil en el País Vasco.

  Vicens y Ramos
Residencia, Alcázar de S. Juan
José Antonio Carbajal
Seminario, Sevilla
Nogué, Onzain y Roig
Albergue, Eguino, Álava
 

Para terminar, el catedrático de construcción Ignacio Paricio vuelve a las páginas de la revista para ocuparse de una renovada sección de productos que tendrá un enfoque crítico, dedicada en su primera entrega a la protección solar; y el profesor madrileño Javier García-G. Mosteiro entona una elegía al paraboloide hiperbólico del desaparecido Félix Candela.





 
  Ignacio Paricio
La protección solar
Resumen en inglés
Sagrada forma
Javier García-G. Mosteiro
El 'hypar' está de luto



 
Luis Fernández-Galiano

Sagrada forma

La arquitectura divina es muy humana. En otro tiempo, la hermenéutica bíblica y la especulación pitagórica procuraban hallar textos y cifras que franqueasen el acceso a lo sagrado. Como la frase mágica ante la gruta o la combinación de guarismos que abre la caja fuerte, la proporción y el número se emplearon por los arquitectos a modo de ganzúas del misterio; todavía en nuestra época, algunos constructores iluminados o arcaicos, de Schwarz a Van der Laan, han explorado esa senda de perfección en busca de una piedra filosofal y geométrica. Pero hoy las formas sagradas son profanas: las formas del culto han dado paso al culto de la forma, y los templos se han desplazado del dominio de la teología al territorio del arte.

En la mudanza de la liturgia a la plástica, las iglesias han transitado del tipo al topos. Abandonando la normalización regimentada de la fe común, los espacios sagrados han conservado sólo los vínculos con el lugar: si no son típicos, por lo menos son tópicos. Las paredes encaladas en la parroquia de Marco de Canavezes, los muros de piedra en la capilla del Monte Tamaro o los paneles de hormigón en la iglesia de la Universidad de Seattle pertenecen a la tradición portuguesa, el paisaje alpino o la construcción norteamericana: son tres templos católicos pero, paradójicamente, muy poco universales. Bajo el imperio arbitrario del albedrío artístico, la catolicidad tipológica se sustituye por la particularidad topográfica.

La fragmentación del culto ha producido también una exacerbación de la autoría. Disueltas las certidumbres dogmáticas, la interpretación de lo sagrado se atribuye al proyectista, que ya no entiende el encargo religioso como un marco pautado para las convenciones litúrgicas, sino como una oportunidad de libertad expresiva. Esta autonomía autoriza a la vez el disparate y la excelencia: la extinción del código facilita el extravío, pero permite asimismo la exaltación del lenguaje personal. Las cáscaras puristas de la iglesia jubilar de Roma, los arcos armados de la gran aula litúrgica del Padre Pío o los planos de alabastro en la catedral de Los Ángeles remiten a las preocupaciones estéticas de sus autores.

Por último, la adaptación de la difusión del mensaje religioso a la sociedad del espectáculo salpica cualquier propuesta contemporánea con un perfume teatral. Esa cualidad escenográfica fragmenta las formas y desdibuja los contenidos litúrgicos, expresando la confusión de la fe de nuestro tiempo y la pluralidad secular de sus lenguajes. En este paisaje se inscriben momentos de rara emoción: episodios inesperados como el deambulatorio perimetral de la catedral de Moneo, que enhebra un rosario de capillas simultáneas como multicines, o la fachada de acceso a la iglesia de Siza, cuya belleza hermética y violenta es a la vez vernácula y manierista, son testimonio azaroso de la pluralidad y la incertidumbre contemporáneas del arte y lo sagrado.

Comprar
(Compra no disponible)
Editorial Arquitectura Viva SL - Calle de Aniceto Marinas, 32 - E-28008 Madrid, España - Tel: (+34) 915 487 317 - Fax: (+34) 915 488 191 - AV@ArquitecturaViva.com - Últimas Noticias en RSS